Imagina que vas al cine para ver la última película en la que has trabajado. Y sí, no estás soñando.

Lo que tú quieres, es que ir al cine y ver tu nombre en los créditos sea una realidad.

Quieres dejar de ser un simple espectador para formar parte del equipo que hay detrás. Deseas que ir a trabajar signifique levantarte cada día para ir a los estudios de Disney y ser la “madre” de los personajes de las películas.

El cine de animación te parece alucinante. Además, piensas que no es solo “cine de animación” sino que tiene la misma profundidad y la misma calidad de guión que cualquier otra película.

Ser animador es ser la persona que le da vida a una escultura en 3D.

Todos los matices, los gestos y hasta los parpadeos están hechos por un animador.

AUNQUE A VECES LO DUDES, ESE ANIMADOR PUEDES SER TÚ

Te sientes confundida y agobiada al ver la cantidad de opciones que hay para estudiar animación.Todo parece ir en tu contra, o la escuela no te gusta o es muy cara.  

OPCIÓN 1: ESTUDIAR EN UNA ESCUELA

Una escuela con un precio alto, significa que para poder pagarlo, tendrás que trabajar mientras estudias y no podrás sacarle el máximo provecho. Quizás pienses que, en ese caso, lo mejor sería estudiar algo relacionado en una universidad y, luego, aprender por tu cuenta. Muchos te dirán que hagas eso y vayas aprendiendo tú sola hasta conseguir unas prácticas con las que poder ascender poco a poco.

Por otro lado, si te animas por ir a una escuela privada, te sientes perdida y angustiada por lo difícil que es elegir una. Sabes que si te equivocas, después no podrás permitirte cambiar de escuela.

OPCIÓN 2: ESTUDIAR POR TU CUENTA

Por último, la opción de estudiar por tu cuenta te da poca seguridad y ninguna garantía de que lograrás aprender. Todas esas dudas son normales, no hay un camino establecido.

TE ENTIENDO PERFECTAMENTE Y, POR SUERTE, PUEDO AYUDARTE

Esta es mi historia:

Empecé estudiando bachillerato artístico, cuando en mi instituto me decían que no lo hiciera. Luego fui a la universidad y estudié comunicación audiovisual, pero por desgracia, no aprendí todo lo que yo quería sobre animación.

Para lograrlo tuve que tomar la difícil decisión de estudiar en una escuela de animación online, Animation Mentor. Esa es solo una de las muchas decisiones que he tenido que tomar al respecto y créeme, no ha sido nada fácil.

Si algo he aprendido en este tiempo es que me habría gustado contar con el apoyo y el consejo de alguien que hubiese estado en mi situación.

APROVECHA LA OPORTUNIDAD Y DEJAME SER TU GUÍA

VOY A AYUDARTE A DECIDIR DÓNDE GASTAR TODO TU TIEMPO Y DINERO

Estoy segura de que si quieres ser animadora conoces Animation Mentor. Cuando miras sus precios y ves que para pagar un trimestre, tienes que trabajar medio año y ahorrar 400€ al mes, tu sueño se desmorona.

Decidir dónde gastar todos tus ahorros sin que te produzca ansiedad es posible. Solo necesitas estar segura de que cada uno de tus céntimos y tus minutos te acercan un poco más hacia tu sueño.


TE PROPONGO UNA HORA DE CONSULTORIA PARA QUE DISCUTAMOS TU CASO

Hablaremos sobre tus conocimientos actuales, sobre si realmente quieres dedicarte a esta profesión y sobre dónde estudiar según tus recursos y tu situación.

Voy a ayudarte a: 

1.

DEFINIR DÓNDE ESTÁS AHORA

No importan los estudios que tengas ni tus recursos. Vamos a estudiar tu caso para saber los puntos fuertes y ventajas de tu situación.

Analizaremos cuál es la vía más adecuada, en tu caso, para ser animadora profesional. La mejor opción no tiene por qué ser siempre una escuela privada. Hay animadores que empezaron llevando el café, estudiando otra cosa o que hicieron sus propios proyectos para darse a conocer.

2.

ESTUDIAR LAS DIFERENTES OPCIONES PARA LOGRAR TU OBJETIVO

3.

CREAR UN PLAN A LARGO PLAZO QUE TE AYUDE A LOGRARLO

La parte más difícil de tener un plan es llevarlo a cabo. Te voy a dar consejos y pautas para mantener la ilusión y no desanimarte.

Créeme que esto es lo más importante. Te sorprendería saber la cantidad de veces que los estudiantes de animación quieren dejarlo todo.

RECUERDA, PIDE UNA CITA Y ACABA CON TODAS TUS DUDAS